El Viejo León

Los aniversarios son pretextos para recordar seres humanos o sucesos y para reivindicar, de alguna manera, los nombres y las ideas. El 21 de agosto se cumplirán 70 años del asesinato del Comandante del Ejército Rojo, Leon Trotsky, en Coyoacán, México, y a pesar de que la historia se encargó de mostrar su real dimensión como revolucionario, es menester reiterar su dedicación por construir un partido revolucionario mundial como herramienta para la emancipación de la clase obrera.

El Viejo León fue asesinado y el homicida, después de pagar unos pocos años de condena, se exilió en Cuba bajo la protección de Fidel y Raúl Castro. Hasta fue condecorado por hacerle la tarea a Stalin de detener la construcción de una organización revolucionaria que, a la luz del marxismo y siguiendo las lecciones leninistas, guiara a los trabajadores a la revolución socialista: la IV Internacional.

Después de su muerte, una parte de los socialistas revolucionarios abandonó la tarea de seguir construyendo la IV Internacional, mientras otros sectores continuaron la faena en medio de las condiciones más adversas, en medio de la persecución de la burguesía y de la estigmatización de los partidos comunistas.

Por muchos años, la prensa estalinista acusó a los seguidores de las ideas de Trotsky de ser agentes de la CIA o de ser miembros de una secta obrerista que impedía el avance de las fuerzas democráticas. Con la caída de la URSS se evidenció quién tenía la razón y quién había traicionado la Revolución Rusa.

No en pocas ocasiones las organizaciones trotskistas han sido sectarias, no en pocas ocasiones las divisiones al interior del trotskismo han sido precipitadas, pero sin duda – a pesar de los errores – la propuesta histórica del socialismo revolucionario sigue vigente, contrario a las propuestas estalinistas y socialdemócratas.

70 años después, en medio del desconcierto de una izquierda que fluctúa entre el posibilismo y el pragmatismo, el nombre de Lev Davidovich Bronstein sigue causando admiración por sus aportes a la teoría revolucionaria y hasta cierto temor porque su programa político es el único que puede dar respuestas al pasado y brindar a la clase obrera de hoy un camino distinto a las aventuras armadas y electorales, a los oportunismos y a los caudillismos.

Anuncios

Acerca de Frank Patiño

Escritor y periodista.
Esta entrada fue publicada en Una calle al mundo. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El Viejo León

  1. walter dijo:

    La izquierda actual es tambien oenegista y visibilista, y el pragmatismo es mas bien oportunismo.Solo le queda a los pueblos del mundo y a la clase obrera ser troskista,pero la tenemos que luchar como remember Marx, Lenin y el mismo Trotsky. Sin caudillismos sino con partidos revolucionarios, insertados en la clase y la juventud como la vanguardia. Salud camarada.
    Hasta el Socialismo Siempre.

  2. SE dijo:

    Las ideologías son algo complicado, pues hay muchas formas de interpretarlas y cada uno lo entendemos de forma distinta. Es interesante ver cómo eran las cosas antes, qué hemos perdido por el camino y qué nos ha quedado.

  3. antidoto dijo:

    La revolución debe darse en todo el mundo, ya lo dijo Leon Trotsky.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s