La luna del barrio

Frank Patiño

Mucha agua corrió desde aquel bolero de José Dolores Quiñónez, ‘Los aretes de la luna’ hasta las canciones antillanas de la carrera espacial.

En 1957 los rusos envían al espacio a la perra Laika, cuyas tocayas caninas se encuentran todavía deambulando por las calles del Caribe, y en 1962 ponen en órbita a Yuri Gagarín, primer ser humano en ir al espacio exterior y vivir para contarlo. Los gringos responderían con la llegada del Apolo 11 a la luna en 1969. La realidad y la ficción de esta carrera espacial se cubrieron con el manto de la Guerra Fría, pero una vez más el sol del Caribe derritió las márgenes de la cacareada carrera espacial y el Judío Maravilloso, Larry Harlow, en 1969, en su álbum Me and my monkey, en la voz de Ismael Miranda, grabaría el tema ‘Voy para la luna’ en el que decía:

Ahora si voy pa la luna, loco con el amor / Mira yo, yo me llevo a la Harlow a bailar el guaguancó / Esas cosas de la vida que tú llevas, que pa la luna me la llevo yo / Loco, loco, loco y riongo y bailando guaguancó / Yo me voy en un cohete a buscar mi viejo amor

Y ese mismo año la Orquesta Aragón de Cuba grabaría ‘Me voy para la luna’ en el que la canción da nombre a un álbum en cuya carátula se pueden ver las viejas canastas y las raídas maletas de los migrantes que celebran la posibilidad de pasar allá la luna de miel.

Roberto Roena, percusionista de Cortijo y su Combo y del Garn Combo, quien en su primer intento de hacer una orquesta propia la había llamado Los Megatones, fundó el Apollo Sound en homenaje a la que se dice fue la primera nave que llegó a la superficie lunar.

Pero la ilusión lunar terminaría con Ismael Rivera y sus Cachimbos en 1974 con ‘Satélite’ en el álbum Traigo de Todo de 1974, en el que se muestra cómo no sólo la carrera espacial era ajena y lejana sino cómo la gente común y corriente quedaba ‘en veremos’ en medio de la lucha de las potencias mundiales:

Satélite llamado a control, no responden / La energía la tenemos y se está agotando ya / ¿y qué es lo que pasa? que ignorándonos están, no responden / Onda corta y onda larga todo se ha tratado ya / ¿y qué es lo que pasa? que ignorándonos están, no responden… / Nos mandaron para la luna, que en la tierra no hay fortuna / Y que sigan comunicando, mi rumba vengo sonando… / Y nos tienen en veremos, y nos tienen en veremos.

Y  para cerrar esta carrera espacial en la salsa, Mon Rivera grabaría la plena ‘Los hispanos en la luna’, una reivindicación al Caribe, a la migración, a la resistencia:

Qué sorpresa se van a dar los rusos y americanos / cuando lleguen a la Luna y encuentren un barrio hispano / Por donde quiera que vayan encontrarán cuchifrito / el dulce guarapo e caña y oirán decir, ¡ay bendito!. . .

Anuncios

Acerca de Frank Patiño

Escritor y periodista.
Esta entrada fue publicada en Salsa y socialismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s