Salsa en 24 fotogramas por segundo, cine en clave de tres por dos

Frank Patiño

Es mucha la música antillana que ha pasado por el cine pero no tanto el cine que ha pasado por sus canciones.

Desde aquellas viejas películas que desde México y Cuba llegaban a los pueblos y ciudades del Caribe, el cine parpadeaba en clave de tres por dos.  En 1972, se dio un gran paso del pentagrama al fotograma con ‘Nuestra cosa latina’ de Leon Gast, que recogía todo el movimiento musical de los inmigrantes del Caribe en los barrios de New York.

Recientemente, dos filmes de los años 90 marcan ese paso de la música antillana por el celuloide: ‘Yo soy, del son a la salsa’ de Rigoberto López, ‘Buenavista Social Club’ de Wim Wenders y ‘El cantante’ de León Ichaso, que de nuevo sonaron la clave en la pantalla gigante.

¿Y el cine en la salsa? Podemos decir que su presencia es permanente, las canciones de Rubén Blades están narradas en imágenes: Pedro Navaja es tal vez el más conocido de esos testimonios. Pero no olvidemos que sus dos álbumes de ‘Maestra vida’ son una historia contada en quince canciones; al igual que lo hiciera Larry Harlow en veinte actos en ‘A latin opera’.

Hay un álbum olvidado de Ray Barretto, que apareció en 1967, llamado ‘Señor 007’ con temas como  Mister kiss kiss bang bang, Thunderball, From Rusia with love, I wanna be a James Bond, 007, The James Bond Theme y Goldfinger. De estas dos últimas canciones también hay versiones de Dámaso Pérez Prado.

En 1972, cuando aparece ‘El padrino’ de Francis Ford Coppola, Joey Pastrana hace el álbum que lleva el nombre del filme y en tiempo de bolero la canción ‘Love theme from The goodfather’ y la Charanga la Única también haría una versión de la banda sonora ´The godfather’.

Podríamos enumerar temas que se refieren de manera tangencial al cine, entre ellas: ‘Detalles’ de Óscar D´León (sácala, llévala al cine), ‘Comedia’ de Héctor Lavoe (pues está en la escena la comedia ya / sólo como extra he de figurar), ‘La película’ de Raulín Rosendo (te invito a ver una película de amor…  donde seamos protagonistas tú y yo), ‘The goodfather’ de la Charanga la Única y ‘La travoltera’ de Tabaco y sus Metales que hace referencia al filme ‘Fiebre de sábado en la noche’ de John Badham, en el que Travolta hace su personaje Tony Manero. Tabaco plantea una convergencia entre la música disco y la música antillana:

Me dicen que andas en la ciudad, travoltera /Buscando un muchacho pa bailar, travoltera / Si no eres tropical eso a mí no me importa / pues yo no voy a bailar como baila Travolta / Me dicen que andas en la ciudad, travoltera /Buscando un muchacho pa bailar, travoltera / Niña ven a bailar, ponle mucha zandunga / que yo te voy a cambiar de Travolta pa rumba

Pero en las huellas del cine en la salsa hay dos canciones que son verdaderos homenajes al séptimo arte.

La primera es de nuestra Soledad Bravo, quien grabaría en 1994 en el álbum Raíces la canción ‘Andando La Habana’:

Calles que nunca olvido porque he vivido a través de ellas / calles que andan conmigo porque nací para andar por ellas / calles que son testigo y puedo decir que tienen memoria /cuidado con mentir porque estas calles sí conocen la historia.

Calles de amor y duda esperando un tren en la madrugada / donde te besé sin saber que ya estaba enamorada / calles que entre la bruma parecen escapadas de un sueño / donde comprendí que andando la vida el mundo es pequeño.

Aquí estoy yo tierra mía en tus calles empedradas / donde de niña en bandadas con otros niños corría / puñal de melancolía este que me va a matar / pues si alcancé a regresar me siento desde que vine / como en la sala de un cine viendo mi vida pasar.

Y la segunda canción, un homenaje al cine, es ‘Mujer de cabaret’ de Papaíto, un tema en el que se escribe un párrafo con títulos de filmes memorables:

Viendo la película / que ahora te voy a contar / que el cartero llamó dos veces / mar de hierba / el suplicio de una madre / el tener o no tener / el gran vals / la luz que agoniza, ya tú lo ves / murieron con las botas puestas.

Se hace referencia a las películas: ‘El cartero siempre llama dos veces’ de Tay Garnett (1946), ‘Mar de hierba’ de Elia Kazan (1947), ‘El suplicio de una madre’ de Michael Curtiz (1945), ‘Tener o no tener’ de Howard Hawks (1944), ‘El gran vals’ de Julien Duvivier y Victor Fleming (1938), ‘La luz que agoniza’ de George Cukor (1944) y ‘Murieron con las botas puestas’ de Raoul Walsh (1941).

Y así seguirá esta secuencia inconclusa en nuestras calles, en nuestros barrios, en nuestras viejas y abandonadas salas de cine, con el grito que hiciera célebre el Guapo de la Canción, Rolando Laserie: De película.

Anuncios

Acerca de Frank Patiño

Escritor y periodista.
Esta entrada fue publicada en Salsa y socialismo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Salsa en 24 fotogramas por segundo, cine en clave de tres por dos

  1. Roberto Iriarte dijo:

    Es muy interesante ver como los diferentes puntos de vista te hacen caer en cuenta de cosas como estas, escucho salsa y pues claro que conocia estas canciones y no habia caido en cuenta de su participacion en este tema. pasan a ser mas que bandas sonoras y peliculas… tambien hay canciones que referencian de manera directa a peliculas.. este fue un buen tema! las buenas sorpresas del dia llegan incluso antes de apagar la luz para ir a dormir.

  2. Raymundo Gomezcásseres dijo:

    Hace mucho no escucho salsa. Vueltas de la vida. Pero fui un salsómano furioso en le época de oro del ritmo:desde finales de los sesenta a mediados de los ochenta.¡Qué tiempos aquellos!Recordar es vivir. ¿Será cierto? En todo caso textos como este producen ese efecto.
    Raymundo GC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s