Canciones para el fin del mundo

Frank Patiño

En 1945, Harry Truman, Presidente de Estados Unidos ordenó la destrucción de las ciudades japonesas Hiroshima y Nagasaki, más de 220 mil civiles murieron tras la caída de dos bombas atómicas. Desde entonces, el imperialismo mantiene al mundo bajo la amenaza nuclear.

La Guerra Fría alimentó el terror y de nada sirvieron los anuncios de Francis Fukuyama del fin de la historia pues caída la URSS continuó el saqueo de las potencias capitalistas. Hoy, los japoneses vuelven a sentir el horror nuclear tras un sismo que hizo detonar las plantas de Fukushima. La irracionalidad de la burguesía no sólo es capaz de destruir en un abrir y cerrar de ojos una ciudad sino que amenaza cada día con borrar el planeta.

Frente a esa realidad fue que en 1964 el gran Combo de Puerto Rico grabó la canción Acángana, ya citada en estas páginas, que retomaría diez años después Willie Colón en su álbum Lo mato cuando en el soneo de Todo tiene su final Héctor Lavoe cita: “Y va a llegar un demonio atómico y te va a limpiar”.

Pero además de la emblemática Acángana otras canciones marcaron la llamada Era Nuclear en la escena antillana.

En el álbum ‘El buscavidas’ de 1968, Willie Colón con la voz de Héctor graba ‘Se acaba este mundo’, una reacción a las transformaciones que por aquellos años vivía la juventud: “El mundo, el mundo… se va acabar, ay dios / con tanto hippie peludo, las jevas en minifalda no se quieren ni bañar”.

En 1974 Cortijo y su Combo traería el particular álbum Time machine con ‘La tercera guerra’, con aires antillanos y del folclor brasilero, que sentencia: “Calma terrenal, calma terrenal, hay grito de guerra en la vencidad… ay llévenme pa la loma que quiero ver a mamá / ay llévenme pa la loma que la guerra va a estallar”. Y al final se pregunta: “Qué pasará cómo será si acaso estalla la Tercera Guerra Mundial /… tenemos que estar alerta pues los marcianos llegaron, tal vez sean de buen agüero y no vengan a asaltar”.

En 1983, en el álbum Criollo de Willie Colón apareció una plena llamada ‘La Era Nuclear’ que decía: “Abuela siempre me lo decía / que pronto el mundo se va a acabar Que todo el mal que se hacía / en la tierra se iba a pagar En estos tiempos me daba gracia / pues un teenagers lo sabe todo Pero viendo como van las cosas / abuela tú tienes toda la razón Ay, Toñita Tarde o temprano alguien empujará el botón / terminaremos en una bola de vapor Por política, petróleo que exploté el generador / estamos en la Era Nuclear”.

Pero este anuncio es matizado con el humor propio del Caribe frente a la fatalidad, citando el caso de un hombre afectado por una fuga radiactiva: “Allá en la isla de tres millas / Walter Smith vivía contentito Hasta el día que se dieron cuenta / que el generador botaba un humito Todos los vecinos se fugaron / Walter se quedó pues es un macho puro Ahora lo conocen desde lejitos / el hombre que brilla verde en el oscuro”. Y el soneo Colón dice: “Desperdicios nucleares me cuentan que hace daño Pero sé que neutralizan en solamente 20 mil años”.

En 1985 aparecieron los otros dos temas: ‘La Era Nuclear’ de Adrenalina Caribe y ‘La canción del final del mundo’ de Rubén Blades. En ‘La era Nuclear´ de Adrenalina Caribe se hace referencia a una sociedad nueva en la que permanecen las viejas costumbres pero en la que impera la desconfianza: “Estas son las mañanitas que cantaba el Rey David / A las muchachas bonitas hoy te lo traigo así Te lo traigo así pa que no desconfíes en mí / porque tú desconfías así Ya yo le dije a mis amigos como deben tratar/ a la mujer de nuestros días Ya yo le dije a mis amigos hay que tratar con cortesía / a la mujer de nuestra era ¿cuál era? La Era Nuclear”.

‘La canción del final del mundo’ hace referencia a una fiesta que se arma en el barrio el día del fin del mundo, una vez más la esencia Caribe ante lo inevitable: “Prepárense ciudadanos se acabó lo que se daba / A darse el último trago / No se me pueden quejar que es muy bueno y muy barato / Ante el dolor el humor es esencial por eso saca tu pareja y ponte a bailar / La canción del final de mundo / Que no les domine el miedo no se pongan a gritar control y nada de nervios y cuidado con llorar / Para bien o para mal los mandamos a buscar y ahora nos llegó la cuenta y tenemos que pagar / Despídete de tu barrio y del mundo en general y que en la tierra nadie quede sin bailar la canción del final del mundo”.

Anuncios

Acerca de Frank Patiño

Escritor y periodista.
Esta entrada fue publicada en Salsa y socialismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s