Para todos los barrios: Daniel Santos

DanielSantos

Frank Patiño

Crecí escuchando su voz, viendo en los casetes de mi padre su vestido blanco y su corbatín negro, tabaco en mano, con su bigote canoso. Crecí escuchando en la esquina a los veteranos que decían haberlo visto en el Club Guanipa o en el Teatro Miramar. Eran los años 80 y yo la verdad no sabía mucho qué era la llamada ‘música disco’ pero sí sabía que El Jefe era Daniel Santos.

Todas las mañanas, en mi casa se escuchaba en la radio la Voz de las Estrellas y allí no faltaba nunca el Inquieto Anacobero con el eterno ‘Lamento borincano’ del gran Rafael Hernández, mientras los parientes se arreglaban para iniciar su labor diaria. Más tarde descubrí que ese contemporáneo mío lo había sido también de mi padre desde los años 50, porque El Jefe imponía su voz y su estilo por los barrios del Caribe  desde principios de los años 30 cuando cantaba en los bares y cantinas hasta 1938 cuando integró el Cuarteto Flores.

Igual el bolero o la guaracha, Daniel Santos ocupó las noches de varias generaciones en el Gran Caribe: ‘Esperanza inútil’, ‘Mayoral’, ‘La número cien’ y ‘Linda’. Después del Cuarteto Flores llegaría a la Orquesta de Xavier y más tarde grabaría con Pedro Ortiz Dávila, con quien dio a conocer su pensamiento anti-imperialista.

Entre la bohemia y su defensa de la independencia de Puerto Rico – recordemos ‘Yankee go home’ – estuvo en la cárcel varias veces. Como escribía Luis Rafael Sánchez en su libro ‘La importancia de llamarse Daniel Santos’:

“La procedencia barriobajera enseña a atreverse a todo: subvertir el tabú lo primero, subvertir los convencionalismos lo segundo. A Daniel Santos posiblemente, y a quien no es Daniel Santos, atreverse en público y atreverse en un rincón del alma… ¿Qué se le va a hacer? El infundio de que donde comen dos comen tres es un dogma entre los pobres. ¿Qué se le va a hacer? Los pobres son solidarios. La sangre pesa más entre los pobres. La sangre obliga más entre los pobres”.

Fueron varios lustros en los que viajó de Cuba a Nueva York y compuso medio millar de canciones entre ellas ‘Patricia’, ‘El preso’ y Él que canta’. En ese vaivén integró la inolvidable Sonora Matancera en Radio Progreso. El Jefe recorrió varios países dejando amores y canciones, por el Caribe Colombiano estuvo y grabó con varias agrupaciones, entre ellas la de Pedro Laza y su Pelayeros.

Daniel Doroteo Santos Betancourt murió un 27 de noviembre de 1992, hace ya 20 años,  pero su voz todavía suena en algunas barriadas, como himno perenne a la bacanería y a la rebeldía de los hombres de la esquina.

Anuncios

Acerca de Frank Patiño

Escritor y periodista.
Esta entrada fue publicada en Salsa y socialismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Para todos los barrios: Daniel Santos

  1. Pingback: Daniel Santos | Vamos a Andar Cartagena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s