Hugo Alandete: Con permiso, señores…

Imagen

Frank Patiño

Un obrero – despedido de su trabajo – llega a Emisoras Fuentes, a un concurso de cantantes aficionados. Su voz, de sonero esquinero, se suma a la vieja Orquesta Fuentes y así se inicia su itinerancia por las agrupaciones del Caribe Colombiano, como los Seven del Swing, el subsecuente viaje a Bogotá y su retorno a Cartagena, ciudad que nunca más abandonaría, a lo Florentino Ariza, como en aquel pasaje de ‘El amor en los tiempos del cólera’:

“cedió a la tentación de un acto simbólico: tiro al agua el petate, y lo siguió con la mirada por entre las antorchas de los pescadores invisibles, hasta que salió de la laguna y desapareció en el océano. Estaba seguro de que no iba a necesitarlo en el resto de sus días. Nunca más, porque nunca más había de abandonar la ciudad de Fermina Daza”.

Así, Hugo Alandete, el Príncipe de Barú, definió que jamás se iría de Cartagena, donde conoció las primeras claves de los ritmos antillanos y en la que ejerció su majestad junto a Clodomiro Montes y su el Súper Combo Curro, con quien en 1970 grabaría ‘Traigo salsa’ con temas como ‘Puerto Rico zumbando’ y la descarga que da nombre al álbum.

Pero no sólo es su voz y su condición de sonero, la pluma de Hugo ‘Sabor’ Alandete tiene páginas inolvidables como ‘Mi tierra’, interpretada por Juan Carlos Coronel con el Nene y sus Traviesos:

“A que no adivinas de dónde soy / donde el sol sale sonriente, donde es más buena la gente, donde hay amor y dulzura / Donde todo es sabrosura / porque el turista se amaña, porque es más linda la playa  y brilla en las noches oscuras/ A que no adivina de donde soy / Ay, donde el sabor se vive, en el Festival de Cine y la Fiesta de la Independencia…  A que no adivina de donde soy, soy de la tierra más rica, soy de la Isla del Rosario, la Boquilla y Bocachica / Yo soy de clima caliente / Soy del rincón más querido, soy de la tierra más bella y el nombre no te lo digo”.

Con el Grupo Melao – a finales de los años 80 – con el piano de Víctor del Real, haría tres álbumes que dejarían su voz impregnada en varias generaciones: Lo que traigo es sabor y salsa, Sálvese quien pueda y Ataca de nuevo. En el primero plantaría bandera con ‘Llora corazón’. En el segundo estaría ‘Canto al amor’ con su introducción: “El castigador, ataca de nuevo, con mucho amor y cariño para que la gente goce: melao y melao, con permiso, señores”… este tema quedaría en la memoria como ‘Qué bonito estar enamorado’. Y en el tercero, dos canciones mandarían en las casetas y verbenas: ‘Dile que vuelva’ y ‘Sola’.

Fue él quien escribió y cantó el himno del Bucanero de Oro, ese evento que reunió a los músicos cartageneros en la Monumental de Cartagena de Indias. En los últimos años, con la lucha porque las Fiestas de la Independencia de la ciudad se liberen del lastre medieval del Reinado de Belleza, las canciones de Hugo Alandete han vuelto a las nuevas generaciones, como confesiones de amor a Cartagena.

Anuncios

Acerca de Frank Patiño

Escritor y periodista.
Esta entrada fue publicada en Salsa y socialismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hugo Alandete: Con permiso, señores…

  1. Andrés Gil dijo:

    Excelente nota… Gracias por compartir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s